"Los náufragos de Tonga"

Aquella mañana de abril el sol hacía brillar con destellos azules el agua cristalina de la playa de Tongatapu. Amanaki admiraba el mar desde la ventana de su choza:

—¡Es un buen día para pescar! —le dijo su corazón con un latido de alegría.

Cuando conocimos esta historia supimos que de niños habríamos querido que alguien nos la contara... Una historia increíble, pero auténtica, y tan sencilla como esencial para descubrir lo mejor que llevamos dentro.

 Boceto para el cuento "Los náufragos de Tonga", por Alicia Borges.

Boceto para el cuento "Los náufragos de Tonga", por Alicia Borges.

Es 1977. En alguna playa del Archipiélago de Tonga –el rincón del planeta que es el primero en ver cada día el amanecer–,  seis niños están preparando una barca para salir de pesca. Se adentran en el mar, nadan, ríen. De repente el cielo se tiñe de negro y el viento empieza a arrastrarlos cada vez más lejos de la costa. La pequeña embarcación queda a la deriva, y sus pequeños tripulantes no saben cómo volver a casa, no saben si sobrevivirán. Tras varios días en alta mar, una ola los devuelve al fin a tierra firme. Pero a una tierra desconocida: una isla desierta. 

  Ana García-Castellano , escritora, cuenta-cuentos y autora de "Los náufragos de Tonga".

Ana García-Castellano, escritora, cuenta-cuentos y autora de "Los náufragos de Tonga".

Esta historia llegó a nuestras manos por casualidad, casi cuarenta años después de que ocurriera. Y se nos metió dentro. Nos dimos cuenta de que era demasiado valiosa para perderse, que alguien debía cuidarla, alimentarla, cobijarla. Porque descubrir Tonga, ese archipiélago casi paradisíaco que jamás ha sucumbido a ninguna potencia colonial, en el fondo es como redescubrir nuestra propia infancia... un lugar añorado, exuberante, que se rebela contra los corsés del mundo adulto.

La realidad supera muchas veces a la ficción. Y así, la realidad que tejieron estos niños pone en jaque cualquier ficción que los adultos podamos inventar; supera nuestro pesimismo, nuestra falta de confianza, nuestra incredulidad. William Golding, en su novela El señor de las moscas, imagina cómo un grupo de niños, supervivientes en una isla desierta, desatan su salvajismo y su agresividad hasta el punto de destruirse unos a otros. En cambio, Los náufragos de Tonga está basado en un hecho real, en el que seis niños logran sobrevivir solos, alejados del mundo "civilizado", gracias a que se mantienen unidos, a que se apoyan mutuamente y sacan lo mejor de sí mismos persiguiendo un objetivo común: seguir con vida. Y con su historia nos enseñan a los demás, sencillamente, a vivir.

Si la hubiera narrado Golding, esta historia hablaría de crueldad y de humillaciones. Pero la narran los niños, y hacen que en ella encontremos cordura y belleza.
— Jay Griffiths: “Kith”
 Alicia Borges, ilustradora de "Los náufragos de Tonga".

Alicia Borges, ilustradora de "Los náufragos de Tonga".

En su informe Street Children ("Niños de la calle"), elaborado para Naciones Unidas, Susanna Agnelli afirma que los niños que protagonizan Los náufragos de Tonga sobrevivieron gracias "al hecho de que ninguno tenía razones para explotar a los demás; y, quizás sobre todo, a una cultura que daba más importancia a la cooperación que a la competición. La educación moderna se ha extralimitado tanto en subvertir este principio que, ante una situación similar, los jóvenes urbanos de hoy día probablemente no reaccionarían con el mismo desprendimiento y confianza en sí mismos”. Nosotras creemos que aún está en nuestras manos cambiar el rumbo de la educación, alejarnos de la desesperanza y la inercia, y remar de nuevo hacia Tonga. Sobre todo si, como estos seis niños, remamos juntos.

A quienes ya no somos niños, este cuento nos trae el eco de algunos héroes de nuestra infancia: Mafalda, Wickie el vikingo, Pippi Calzaslargas… Los niños de hoy siguen necesitando niños y niñas a los que admirar, a los que emular, niños en quienes mirarse, niños y niñas valientes y que superan barreras, sobre todo las barreras de la mente adulta. 

 Boceto para el cuento "Los náufragos de Tonga", por Alicia Borges.

Boceto para el cuento "Los náufragos de Tonga", por Alicia Borges.

Los protagonistas de Los náufragos de Tonga son niñas y niños "normales" que logran una proeza, algo que ningún adulto imaginaba posible. Pero, en realidad, eso es lo que hacen todos los niños y niñas cuando nos recuerdan cada día, en medio de esta sociedad materialista y competitiva, que lo único que necesitamos para vivir, y no meramente sobrevivir, es alguien que nos abrace, alguien con quien cantar. Alguien que sea como volver a casa.


Los náufragos de Tonga es un cuento ilustrado para pequeños y grandes en el que llevamos meses trabajando con cariño. Si colaboras en la campaña de cofinanciación de nuestro documental con 35 euros o más te lo enviaremos para que lo disfrutes estas navidades. Más información aquí.

Créditos fotográficos: Distant Cayak at Cat Island, por Trish Hartmann, CC BY 2.0.

Si crees que este proyecto es necesario, entonces quien es imprescindible eres tú.

Sin tu apoyo no saldrá adelante.

  • Apoyos

  • Obtenidos del objetivo de €

  • Días restantes